lunes, 5 de septiembre de 2011

El poder de Dios en nuestras Vidas.

Efesios
Capítulo 01

1:15 Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos,
1:16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones,
1:17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,
1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,
1:19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,
1:20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,
1:21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;
1:22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,
1:23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.


Bueno aca podemos ver que, Dios siempre nos tiene presentes y siempre hay personas orando por nosotros ademas de ello el quiere que tengamos espiritu de sabiduria y de revelacion en el conocimiento de el.

El nos dara las riquezas de los cielos y para ello empezara a darnos revelcion de su casa y lo que el quiere con nosotros crean y no teman por que el siempre estara bendiciendo nuestra vida y el tambien espera que nosotros resucitemos de nuestra cegara espiritual y seamos capaces de  sentarnos a su diestra y ver la maravillas que nos esperan en los cielos.

Ya que con el poder que nos da Dios tenemos el poder sobre todo nuestros enemigos y seremos cabeza.

Gracias Señor por tu infinito amor.

Bendiciones
Adoremos




Claudio Quevedo Salazar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor Dejar su nombre y correo al comentar.
Que Dios les edifique y les Bendiga.